Ciénaga

El reflejo de la civilización sobre cuatro ruedas

el agua se ha acumulado tras varios días de lluvia eterna

estoy al frente, me siento abrumada.

No sólo el agua se apodera de las calles que no son calles

la basura forma los andenes, los jardines y el ambiente

los cerdos se enaltecen de goce

pero también compiten con los perros

ya no hay diferencia, son la misma cosa sin vergüenza.

La precariedad nos dio la bienvenida,

las caras de no rumbo, de sin sentido

de sin actividad, de sin cariño,

fueron la principal imagen,

hay estructuras sólidas, hogares endebles e interiores nefastos.

Una municipalidad desaparecida.