Ecléctica

El calor no es tan caliente

y el frío quizás me cobije el vientre,

nada tiene que ser lo que es

y al mismo tiempo se nace con una función indudable.

Porque la versatilidad te invade

te enloquece

y prefieres estar en el mismo instante.

Cualquiera cosa es buena, y mala

para ser ecléctica.